Leche de continuación Blevit Plus Optimum de Ordesa

Leche de continuación Blevit Plus Optimum de Ordesa en Canastilla para el Bebé

Blemil plus Optimum es la leche de continuación con proteínas séricas ricas en MFGM, alfa-lactoalbúmina y osteopontina láctea, compuestos bioactivos presentes en la leche materna. Una nueva leche de continuación que proporcionará a tu bebé protección, un óptimo crecimiento y un gran desarrollo cognitivo y visual. De excelente sabor y tolerancia digestiva. Con DHA, fuente de hierro, calcio y vitamina D.

Blemil plus Optimum es la leche indicada para lactantes a partir del sexto mes, siempre como parte de una dieta diversificada.

Es, sin duda, la leche de continuación más innovadora de Ordesa y, por supuesto, el resultado de todos los avances tecnológicos y científicos con el que ofrecer una óptima alimentación a los lactantes y también a los niños de corta edad. Blemil plus Optimum contiene Bifidobacterium infantis IM1, una bifidobacteria patentada y de uso exclusivo de Ordesa, característica de los bebés alimentados al pecho.

En definitiva, Blemil plus 2 Optimum proporcionará a tu bebé:

  • Protección: es fuente de vitamina D, que ayuda al normal funcionamiento del sistema inmune.
  • Óptimo crecimiento: es fuente de Calcio y vitamina D, necesarios para el normal crecimiento y desarrollo de los huesos.
  • Desarrollo cognitivo y visual: es fuente de Hierro que favorece al normal desarrollo cognitivo, y con DHA que contribuye al desarrollo visual de los niños hasta los doce meses, siempre que la ingesta diaria sea superior a 100 mg.
  • Excelente sabor y tolerancia digestiva: gracias a su elevado contenido en grasa láctea. Sin aceite de palma.

La leche de continuación debe utilizarse como parte de una dieta diversificada y no debe emplearse como sustituto de la leche materna durante los primeros seis meses de vida. Además, esta debe prepararse con una medida de 4,5 g para 30 ml de agua, y el alimento debe administrarse al lactante inmediatamente después de ser preparado. Tampoco se debe reutilizar el contenido del biberón después de la toma.


Leche de continuación ¿Cuál elegir?

¿Cómo elegir el mejor chupete para el bebé?

Todas las leches de continuación deben cumplir unas normas legales que regulen su composición. De no ser así, serían retiradas del mercado. Por su parte, el comité de la Unión Europea y otro americano se reúnen regularmente para decidir qué composición ha de tener la leche de los biberones.

La mayoría de los expertos están de acuerdo en que hasta los seis meses los bebés deberán tomar leche de inicio o tipo 1, o la leche materna. Tras esto, el bebé pasará a tomar leche de continuación o tipo 2 tras cumplir el medio año y hasta que cumpla uno. Es importante también que no contengan aceite de palma con los que se elaboraban en el pasado la mayoría de los alimentos infantiles. ¿Por qué? Debido sencillamente al perfil lipídico que esta tiene, es decir, a la naturaleza de todos los ácidos grasos que componen el aceite de palma.


¿Cuándo deberán pasar a la leche de continuación?

Cuando la diversificación alimentaria está bien consolidada, el paso de la leche de inicio a la leche de continuación permite garantizar las necesidades nutricionales del niño al disminuir este el consumo de leche. Es importante tener en cuenta que, salvo por los lípidos que se encuentran en menor proporción, las leches de continuación contienen algo más de proteínas, hierro, calcio, vitaminas, glúcidos, etc., que las leches de inicio. Una concentración un poco más alta que tiene como objetivo satisfacer las necesidades diarias en el momento en que la diversificación alimentaria lleva a una disminución relativa a la cantidad de leche.

Normalmente el paso de la leche de inicio a la leche de continuación suele hacerse cuando una de las comidas diarias del niño está totalmente diversificada. Sin embargo, esto no tiene por qué ser siempre así ya que, de hecho, existen fórmulas de leche ideales que pueden comenzar a tomarse desde los seis meses (cuando todavía la comida no está completamente diversificada). Las diferencias entre la leche de continuación y la de inicio no son muy grandes. De hecho, se puede esperar a que se acaben las reservas de la leche de inicio para pasar a la de continuación. Recuerda que una transición un poco temprana o un poco tardía no tendrá ninguna consecuencia para tu bebé.


¿Y si el niño no quiere tomar leche?

La leche es un alimento fundamental y totalmente necesario para asegurar la cantidad de calcio y de otros nutrientes, aunque no es imprescindible en su dieta por lo que si un bebé no toma leche se podrá aportar también el calcio con otros alimentos. Son muchos los niños que la rechazan bien porque les sienta mal o porque no les gusta demasiado por su textura. Si les sienta mal posiblemente se deba a que digiere mal la lactosa. No pasa nada, pues hay otras formas de consumir calcio.


Lactancia materna

La lactancia materna es la alimentación con leche que recibe el bebé del seno materno y la forma ideal de aportarle los nutrientes que necesita para un crecimiento y desarrollo saludables. La gran mayoría de las mujeres pueden amamantar por lo que solamente deberán disponer de buena información y también del apoyo de su familia y del sistema de atención de salud.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva durante seis meses, la introducción de alimentos apropiados para la edad y seguros a partir de entonces, y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los dos años o más. Además, desde la OMS aseguran que la lactancia materna debe comenzar en la primera hora de vida, hacerse “a demanda”, lo que significa que será cuando el bebé lo desee, con la frecuencia que quiera, y tanto de día como de noche.

En definitiva, la lactancia materna es la forma más adecuada y natural de proporcionar aporte nutricional, inmunológico y emocional al bebé, permitiéndole a su vez crear un lazo afectivo fuerte con la madre, quien también se beneficiará del amamantamiento materno al reducir el riesgo de cáncer de mama y de ovario, y ayudar a conseguir de nuevo el peso adecuado tras el parto.